Menú Cerrar

¡Aitor e Iñaki!

¡Directores de Pizza, corto ganador de la edición 2019 del taSHORTfest!

 

¡Os presentamos a nuestros vigentes campeones con su gran CORTO PIZZA! ¡Un orgullo tenerlos como miembros del jurado y un honor dar un precio a su corto!

Así que ahora os comentamos algo sobre ellos, los grandes, los del Norte (cerca de WinterFell).

 

¡Apa! ¡Aitor, Iñaki, desempolvar los bolis y contarnos algo sobre vosotros!

Aitor:

Del 81. Con tan solo trece años entra en el Taller de Artes Escénicas de Vitoria-Gasteiz. Allí, a través de una asignatura sobre guion, descubre el potencial de permanecer al otro lado de la cámara, lo que le lleva a estudiar Imagen y Sonido donde realiza sus primeros pinitos como director. Se muda a Madrid y comienza a trabajar como eléctrico, cámara y editor. Tras una década en este sector, decide regresar a la interpretación y cursa sus estudios teatrales en la escuela de Mar Navarro, donde se imparte técnica Lecoq. Al acabar la escuela, continúa sus estudios con diversos monográficos de palabra y otros aspectos de la interpretación, aprendiendo de reconocidos maestros como Vicente Fuentes, José Carlos Plaza, Will Kean, Ernesto Arias o Carles Alfaro, entre otros.

En este tiempo se involucra en varios proyectos teatrales, destacando el trabajo que realiza en varios montajes de la compañía vasca “Teatro Paraíso” (Premio Nacional para las Artes Escénicas 2012), entre los que podemos encontrar “Lunaticus Circus”, Kooperarock, Pulgarcito y ÚniKo; estos dos últimos dirigidos por Iñaki Rikarte. En 2018 se involucra, junto con otros compañeros, en un proyecto de investigación teatral y musical, que da como resultado Proyecto Barroco, una compañía algo atípica que se da a conocer con su primer montaje “Un musical barroco”. Con él recorren varios festivales como el de Almagro, Clásicos en Alcalá, Corral Cervantes, etc. donde reciben gran aceptación.

Retoma su faceta de director acompañando a Iñaki Rikarte en el cortometraje “Pizza”, escrito por este último, con el que han conseguido numerosos premios. Este hecho le ha animado a volver al mundo audiovisual y ya prepara nuevos proyectos que esperemos que pronto vean la luz.

¡Guau Aitor!.. Y ¿tú, Iñaki?

También del 81. Licenciado por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD) en Interpretación Textual (2003). Como actor ha trabajado en más de diez producciones del Centro Dramático Nacional y de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, con directores como Ernesto Caballero, Eduardo Vasco, Alfredo Sanzol, Fernando Bernués, Ana Zamora o Ignacio García May. En Euskadi ha participado en espectáculos de otras compañías entre las que destaca la colaboración regular con la compañía Tanttaka, (El hijo del acordeonista, Zazpi aldiz elur, La calma mágica, Soka (Cuerda))…

Además, ha dirigido una docena de espectáculos teatrales para distintas agrupaciones: Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico (El desdén con el desdén) Kulunka Teatro (Andre y Dorine, Solitudes, QuitamiedoS), Teatro Paraíso (Pulgarcito, ÚniKo), Vaivén (Happy End), El gato negro (Ildebrando Biribó, La lengua de las mariposas), Ganso y Cía (Babia), KatuBeltz (SísifoB), Tanttaka (El sueño de una noche de verano)…

También es autor de varias versiones y textos teatrales. (GrisMate, SísifoB, QuitamiedoS, Pulgarcito, HappyEnd, Romina y Julito, Herencia, ÚniKo…)

Entre sus premios y nominaciones destacan Espectáculo Revelación de Euskadi en los Premios Max 2008 (GrisMate), Premio Barroco Infantil del Festival de Almagro, Premio Eolo al Mejor Espectáculo Extranjero en Milán (Italia) 2019 y Premio de la Crítica de Barcelona al Mejor Espectáculo Familiar 2019 (Pulgarcito), Mejor Espectáculo Internacional Festival de la Habana 2011, Mejor dramaturgia y Premio del Público BeFestival Birmingham 2012 (André y Dorine) Premio Max a Mejor Espectáculo Teatral 2018 y Premio Ercilla a la Mejor Producció

n Vasca 2019 (Solitudes),  Premio Ojo Crítico de RNE 2018 (Kulunka), Finalista en los Premios Max 2018 a Mejor Actor Protagonista (Soka), Premio “José Luis Alonso” 2020 a Director Emergente otorgado por la ADE y Finalista en los Premios Max 2020 a Mejor Dirección de Escena (El desdén con el desdén)

 Procedente del mundo del teatro, en el apartado audiovisual, ha trabajado como actor en varios largometrajes: Eutsi dir. Alberto Gorritiberea (2007), Amaren eskuak dir. Mireia Gabilondo (2012), Lasa y Zabala dir. Pablo Malo (2015), Igelak de Patxo Tellería (2015), Operación Concha dir. Antonio Cuadri (2017), Vitoria 3 de marzo dir. Víctor Cabaco (2018), El hijo del acordeonista dir. Fernando Bernués (2019).

También ha formado parte del reparto de algunos cortometrajes entre los que destacan Pez volador dir. David Bernués (2016),  Tarde para el recreo dir. Pablo Malo (2017), Mirokutana dir. Ander Iriarte (2019), For the good times dir. Andrés Daniel Sainz (2018). Y series de televisión como Mugaldekoak, Seis Hermanas, Aitaren etxea ó El precio de la libertad.

¡Madre del amor hermoso!¡Sorpresa!¡Todo un estudioso y un cinéfilo! ¡Vamos, como su compañero Aitor y el resto del Jurado y Juradas! ¡Que suerte tenemos!

Miedo nos ha ya hacer esas preguntitas de rigor. Pero «enga» ¡vamos allá!

 

¿Qué opinas sobre el humor en el cine?

Aitor:

Sinceramente creo que el humor está terriblemente denostado en el mundo del cine. Hay una creencia generalizada de que el cine “de verdad” es el dramático, olvidando que el humor te permite transitar por temas y situaciones de un modo en el que puedes llegar a hacer una crítica incluso más profunda que la que consigue el cine “serio” (o al menos, a veces). El humor, al igual que otros géneros como el fantástico, te permiten abstraerte de la realidad cotidiana para mostrar un reflejo de nuestra sociedad sin prejuicios y sin posicionamientos preestablecidos. Con la comedia podemos estirar situaciones cotidianas hasta darnos cuenta del absurdo de nuestros propios pilares. Nos encontramos a veces con comentarios despectivos hacia la comedia que la tildan de género menor o facilón, y sin duda se han hecho comedias muy malas sin el más mínimo interés, pero eso es un mal que se puede achacar a todo el cine en general, también en el cine dramático (solo hay que poner la tele un domingo por la tarde para saber que es verdad). Hacer una comedia que te haga recapacitar no es fácil, y personalmente, es el tipo de comedia que me gustaría hacer, pero aunque no lo consiga, espero poder conseguir que los espectadores pasen un buen rato, olvidando sus problemas por un momento y consiguiendo algo tan liberador como la risa. Eso es algo que el público agradece y por lo que debemos sentirnos orgullosos si lo conseguimos.

Iñaki:

Tanto en la vida como en el cine, el humor es necesario. Yo que vengo del teatro, pienso que hacer humor en el cine es mucho más difícil, porque no se tiene la reacción del receptor. A menudo, el humor es un diálogo y en el cine hay que imaginarse la respuesta del espectador. Puede suceder que el equipo se tronche en el rodaje y luego eso no suceda en la sala de cine y al contrario. Es más complejo manejar los tiempos. El humor es un clima que se genera, una relación. En directo, sucede inevitablemente. En cambio, enlatarla y que no pierda su esencia pienso que es muy difícil. El actor en escena maneja el tiempo y el espacio. En el cine no maneja nada… jajaj

Luego, es verdad que hay muchos tipos de humor. A mí me gusta cuando hay punto de vista. Me gusta la ironía. Me gusta cuando veo películas que apelan a la inteligencia del espectador.

 

¡Lo que yo decía! ¡Tenemos unos jurados y juradas magníficos!

Y  sobre iniciativas como la nuestra, en el ámbito de festivales, etc.

Iñaki:

A poco que se fije uno, se da cuenta de que gente como vosotros, Fali y Jordi, son unos auténticos héroes. Este tipo de festivales llevados a cabo prácticamente sin recursos y gracias al amor al cine de unos pocos apasionados generan un tejido que fomenta la creatividad, la interrelación entre creadores y educa a los espectadores. Solo tengo palabras de agradecimiento para iniciativas como taSHORTfest.

 

 

Aitor:

Vaya por delante que en el tiempo que hemos estado moviendo Pizza por festivales, no he dejado de admirar el trabajo de todos los organizadores que dedican cantidad de horas y de esfuerzo a hacer visible todos estos trabajos de corta duración que rara vez tienen cabida en cines y televisión. Tengo una gran admiración por este trabajo desinteresado y tan lleno de amor por el cine y el cortometraje.

Dicho esto, creo que es de vital importancia que haya festivales dedicados a la comedia, que pongan en valor el poder de la misma para contar historias, emocionarnos e invitarnos a reflexionar sobre temas tan dispares, y a veces, tan difíciles de abordar. Los festivales dedicados al humor no solo saldan una deuda con la comedia, tantas veces denostada por jurados que la ven como un género menor, sino que reivindican su puesto dentro del mismo. Así que larga vida al cine, al humor y a taSHORTfest. Gracias.

 

¡Sin palabras!    ¡Muchas gracias!

Solo podemos decir dos cosas:

1.- Muchas gracias por estar ahí con nosotros y

2.- por favor… ¡Ayudadnos a escoger al  MEJOR CORTO DE HUMOR DEL TASHORTFEST 2020!

 

Chist!

– ¿Sabes? Hoy me he comprado una paloma que cuesta diez mil euros.

– ¿Mensajera?

– No no, no te exagero

 

Translate »